NEWS

El Génesis....La madre de todos los baúles



A pesar de todas las grandes firmas que se dedican al noble arte de los baúles de viaje y demás ‘maletas’ refinadas (como la francesa TTTrunk, por poner un ejemplo de las cosas bien hechas), sólo hay una que rezume exclusividad, tradición, artesanía y savoir faire con tanta intensidad y perfección como Louis Vuitton (www.louisvuitton.com). A este comentario le podemos añadir, con más complicidad, el eslogan que la casa francesa empleó en 1921: “Enséñame tu maleta, tu baúl, y te diré quién eres”. Es uno de los tantos detalles que uno descubre echando un vistazo al libro Louis Vuitton: 100 Legendary Trunks, escrito por Pierre Léonforte y ‘guiado’ por Patrick-Louis Vuitton. Este último, por cierto, contaba a Robb Report en una reciente entrevista, a propósito de un pedido muy especial, que “uno de nuestros clientes chinos soñaba con ser capaz de tomar un café mientras veía la televisión… en cualquier parte del mundo. Le diseñamos un baúl que funciona con energía solar, tiene dos pantallas con reproductor de DVD y lleva también una cafetera. Esto es el lujo”. La cita resume, mejor que nada, el universo que recrea el libro, en el que se dan cita un centenar de icónicas creaciones viajeras de Louis Vuitton. Elegancia y pragmatismo (los tiempos cambian, la manera de viajar evoluciona), aventura, arte y el glamour que imprimían a la maison clientes como el Maharajá de Baroda, Pierre Savorgnan de Brazza, Douglas Fairbanks, Ernest Hemingway, Jeanne Lanvin, Sharon Stone (sí, también), etcétera. El libro está a la venta a partir de noviembre en las tiendas Louis Vuitton y en www.louisvuitton.com. Precio: 140 euros












__________________
__________________

Chanel en el SoHo...Renovación

Pocos barrios en el mundo conservan y mantienen (y viven de…) ese aura bohemio-artístico con tanta clase y orgullo como el SoHo neoyorquino. En sus fauces habita Chanel (www.chanel.com), en el 139 de Spring Street. Lo sigue haciendo, pero acaba de renovar por completo la boutique… vamos, que es otra, y mucho más grande. El espacio, rediseñado por el arquitecto Peter Marino (www.petermarinoarchitect.com), habitual colaborador de Chanel, comparte metros cuadrados con obras de arte de Peter Belyi, Alan Rath (www.qnak.com/alanrath/), Gregor Hildebrandt y Robert Greene, porque, a fin de cuentas, este es un barrio rebosante de musas. Lo primero que uno se encuentra al entrar es un enorme frasco acrílico de Chanel Nº5 de más de tres metros de alto en el que se proyectan los vídeos de los últimos desfiles. Más adelante nos topamos con el ‘bar’ de bolsos, área de Fragancias y Belleza hechas a medida, un muro de gafas de sol y la zona del Prêt-à-Porter, flanqueada por el Record Wall de Hildebrant, compuesto de antiguos discos moldeados en una estructura de metal. No pueden faltar los sillones y el sofá, tapizados con el sello Chanel.







Comentarios